PER VOI ARDO

Manuel Minguillón. Early plucked instruments.

ITALIAN MADRIGALS

Carlos Mena

contratenor


Manuel Minguillón

vihuela y archilaúd

Programa con textos

 y traducciones

Enriquez Valderrabano, 1552

1

Gloriar mi poss’io, donne,

D’have un sì leggiadro e fido amante,

Ch’invidiarmi dovete tutte quante:

Per sang’illustre, per virtù, per arme,

Fidel, constante, mansueto e acorto;

Sì che s’io l’amo, veramente parme

Ch’altramente facend’havrei gran torto,

Et come sol il porto

Scolpi to nel mio core,

Prego humilment’Amore,

Ch’accresch’ in lui d’amarmi un tal desio,

Che com’ son tutta sua, sia tutto mio.

Señoras, puedo presumir,

de tener un amante tan encantador y fiel,

que todas ustedes deben envidiarme.

Por la sangre noble, la virtud y las armas,

fiel, firme, manso y valiente;

Así que la amo, de verdad, 

me parece que lo contrario sería un gran error,

y como puerto solitario

tallado en mi corazón,

humildemente suplico a Cupido,

que crezca en él ese deseo de amarme,

ya que soy toda suya, sea todo mío.

2

Madonna, qual certezza

Haver si può maggior del mio gran foco,

Che veder consumarmi a poco a poco?

Haimè! non conoscete

Che per mirarvi fiso

Son col pensier da me tanto diviso

Che transformar mi sento

In quel che sente:

Lasso! non v’accorgete

Che poscia ch’io fu pres’al vostro laccio,

Arrosci’inpallidisco, ardo et aggiaccio;

Donque se ciò vedete,

Madonna, qual certezza

Haver si può maggior del mio gran foco

Che veder consumarmi a poco a poco?

Señora, ¿qué mayor certeza

de mi gran fuego,

que verme consumido poco a poco?

Por desgracia no sabes 

que al mirarte fijamente

mi pensamiento se aleja de mí.

Que me transformo

en lo que siento:

¡Estoy agotado! ¿No te das cuenta

que después de ser atrapado en tu trampa,

me sonrojo y empalidezco, ardo y me congelo?

Luego, si ves eso,

Señora, ¿qué mayor certeza

de mi gran fuego

que verme consumido poco a poco?

3

Amor tu sai pur fare

Ch'un cor di ghiaccio si riscaldi e cuoca

E ch'agli amanti al fin freddo non nuoca.


Perché non fai tu ora

Quel di ma donna si consumi ed arda

Che contra a te vuol esser sì gagliarda?


O se tu vuoi in malora

Mostrar d'aver fra noi maggior impero,

Fa che freddo sia or come già ero.

Amor tú logras

que un corazón de hielo se caliente y cocine

y que el frío no haga daño a los amantes.


¿Por qué no haces ahora

lo que una mujer consume y quema?

¿Quién desea ser tan audaz contra ti?


O si quieres irte al infierno,

demuestra que tienes más poder que nosotros,

déjame ser tan frío ahora como lo era antes.

4

Quanto sia lieto il giorno

Nel qual le cose antiche

Son hor da voi dimostre et celebrare,

Si vede, perch'intorno

Tutte le gente amiche

Si sono in questa parte radunate.

Noi, che la nostra etate

Ne' boschi et nelle selve consumiamo.

Venuti anchor' qui siamo,

Io nympha, et noi pastori,

Et giam cantando inseme e nostri amori.


Chiari giorni e quieti,

Felice e bel paese,

Dove del nostro canto il suon s’udia!

Pertanto, allegri e lieti,

A queste vostre imprese

Faren col cantar nostro compagnia,

Con sì dolce armonia,

Qual mai sentita più non fu da voi:

E partirenci poi,

Io ninfa e noi pastori,

E tornerenci a’ nostri antichi amori.

Qué feliz es el día

en el que las cosas antiguas

están ahora a tu lado para demostrar y celebrar,

se ve porque todo alrededor,

todas las personas amigas,

se han reunido aquí.

Nosotros, que pasamos nuestra vida 

en los bosques y selvas.

También hemos venido aquí,

Yo, una ninfa, y nosotros pastores,

vamos cantando juntos nuestros amores.


Días claros y tranquilos,

Feliz y hermoso país,

donde el sonido de nuestro canto se oía;

Por tanto, alegre y contento,

para estas empresas tuyas

lo harán cantando con nuestra compañía,

con tan dulce armonía,

que nunca había oído algo así de ti:

y partiendo después,

Yo, una ninfa…

Miguel de Fuenllana, 1554

Tiento II

5

Il bianco e dolce cigno
Cantando more, ed io
Piangendo giung' al fin del viver mio.
Stran' e diversa sorte,
Ch'ei more sconsolato
Ed io moro beato.
Morte che nel morire
M'empie di gioia tutto e di desire.
Se nel morir, altro dolor non sento,
Di mille mort' il di sarei contento.

El dulce cisne blanco 

muere cantando y yo 

llorando llego al final de mi vida. 

Un destino extraño y diferente, 

que él muera desconsolado 

y yo muera feliz. 

Muerte, que en el morir 

me llena de alegría y deseo. 

Si al morir no sintiera ningún otro dolor, 

sería feliz con mil muertes al día.

6

Quando ti vegio a esta finestra bella

Mi fai retorno a far de morte vita;

Me day la vita. 

O dolce anima mia

Vogli me amar,

E si sia qualche si sia.


Tu sei la vita mia, tu sei la stella

Que ma tirato como calamita;

O dolce anima mia…

Cuando te veo en esta hermosa ventana

me haces volver a la vida de la muerte;

me das la vida. 

Oh, dulce alma mía

¿Me amarás?

Qué así sea.


Tú eres mi vida, tú eres la estrella.

que me atrajo como un imán;

Oh, dulce alma mía...

7

A quand'a quand' havea una vicina

Ch'er'a vedere la Stella Diana.

Tu, tu la vedevi, tu le parlavi,

Beato te, se la basciavi tu.


Mo mi credeva starne, starne contento

E trovomi le mani pien di vento.

Tu, tu la vedevi...

Cuando tenía 

una vecina

que iba a ver a la Estrella Diana.

Tú, tú la viste, hablaste con ella,

bendito tú, si la besabas tú.


Y pensé que estaría contenta,

Y encontré mis manos llenas de viento.

Tú, tú la viste...

Diego Pisador, 1552

Sparsi Sparcium

8

O bene mio fa, famm' uno favore

Che questa sera ti possa parlare,

E s'alcuno ti ci trova e tu grida:

Chi vend' ova!


Viene senza paura e non bussare,

Butta la porta che porai entrare,

E s’alcuno... 

Oh, bien mío, hazme un favor

para que esta noche pueda hablar contigo.

Y si alguien te encuentra allí, tú grita:

¡Que vendo huevos!


Ven sin miedo y no llames a la puerta,

abre la puerta que podrás entrar.

Y si alguien... 

9

Madonna mia famme bon offerta,
Ch'io porto per presente sto galuccio, 

Che sempre canta quand'è di,
Alle galine e dice:
Chi chirchi chi chirchi,
Chi chirchi chi chirchi.
E tanto calca forte la galina,
Che li fa nascer l'ov'ogni matina.


Presto, madonna, se lo voi vedere,
Ca te lo facio mo quisto piacere, 

Che sempre canta...

Mi señora hazme una buena oferta,

porque traigo de regalo este gallo,

que siempre canta cuando está cerca

de las gallinas y dice:

¡Quiquiriquí!, ¡Quiquiriquí!,

¡Quiquiriquí!, ¡Quiquiriquí!

Y tan fuerte pisa a la gallina

que le hace poner un huevo cada mañana.


Rápido, señora, si lo quieres ver,

yo te daré ahora este placer. 

Que siempre canta...

10

Madonna mia famme bon offerta,
Ch'io porto per presente sto galuccio, 

Che sempre canta quand'è di,
Alle galine e dice:
Chi chirchi chi chirchi,
Chi chirchi chi chirchi.
E tanto calca forte la galina,
Che li fa nascer l'ov'ogni matina.


Presto, madonna, se lo voi vedere,
Ca te lo facio mo quisto piacere, 

Che sempre canta...

Mi señora hazme una buena oferta,

porque traigo de regalo este gallo,

que siempre canta cuando está cerca

de las gallinas y dice:

¡Quiquiriquí!, ¡Quiquiriquí!,

¡Quiquiriquí!, ¡Quiquiriquí!

Y tan fuerte pisa a la gallina

que le hace poner un huevo cada mañana.


Rápido, señora, si lo quieres ver,

yo te daré ahora este placer. 

Que siempre canta...

11

Menti, lingua bugiarda, 

di rio veleno infetta, maledetta,

che di fiamma novella ’l mio cor arda.

E voi anima mia, 

troppo credula sete,

ah! non sapete 

quant’abbian forza de vostr’occhi i rai!

V’amo, mio cor, e v’amo più che mai.


Ch’io delle voglie fide, 

volga ad altra belleza la fermezza, 

o ch’altra fiamma nel mio sen s’anide?

Lingua bugiarda, menti! 

Troppo dolce è ’l penare,

troppo son care 

le fiamme che versate, amati rai!

V’amo, mio bene, e v’amo più che mai.


Quanto più splende il sole 

delle minute stelle

fra le belle, 

splendon le vostre luci rare e sole.

Ah, ben degno sarei 

di sempiterno horrore

se ’l fido core 

togliessi a sì vivaci e cari rai!

V’amo, mia speme, e v’amo più che mai.


S’io v’abbandonno mai, 

leggiadrissimi lumi,

si consumi 

l’anima infida in sempiterni guai,

tutti nel petto mio 

versi dal foco eterno

il crudo Averno 

d’empie fiamme penosi, aspri tormenti!

Menti, lengua bugiarda, menti, menti!

Mientes, lengua embustera, 

de ruin veneno infecta, maldita;

que con nueva llama mi corazón arda.

Y vos, alma mía, 

demasiado crédula sois.

¡Ah, no sabéis 

cuánta fuerza tienen los rayos de vuestros ojos!

Os amo, corazón mío, y os amo más que nunca.


¿Que acaso yo, fiel a mis deseos,

conceda a otra hermosura esa firmeza, 

o que otra llama anide en mi seno?

¡Lengua embustera, mientes! 

¡Demasiado dulce es el penar, 

demasiado amadas son 

las lágrimas que derramáis, amados ojos!

Os amo, bien mío, y os amo más que nunca.


Cuanto más resplandece el sol 

de las menudas estrellas 

más resplandecen vuestros raros y solos ojos entre las 

bellas.

¡Ah, que digno sería 

de eterna aversión

si el corazón fiel se

apartase de tan vivos y queridos ojos! 

Os amo, esperanza mía, y os amo más que nunca.


Si yo os llegara a abandonar, 

graciosos ojos, 

¡consúmase 

el alma infiel en eternas penas, 

todas en mi pecho; 

que vierta desde el fuego eterno

el cruel Averno 

inicuas llamas dolorosas, rigurosos tormentos!

¡Mientes, lengua embustera, mientes, mientes!

Tarquinio Merula, 1595-1665

12

Queste pungenti spine

che ne'boschi d'abisso

nodrite ed allevate

affliggono, trafiggono,

o crudeltade,

il mio Signor e Dio.

Son saete divine

che col foco del cielo

addolcite e temprate

allettano, dilettano,

o, gran pietade

il cor divoto e pio.

E tu, anima mia

non sai che sia dolore,

ancor non senti amore?



Ahi, miserella, ascolta

i tuoi vani diletti

i piaceri, i contenti

inducono, conducono

o pene, o stenti,

tè stessa al cieco inferno.

Deh, si, deh mira una volta

del tuo celeste amante

le ferite e i tormenti

che chiamano, richiamano

o, dolci accenti,

tè stessa al cielo eterno.

E pure, anima mia

non sai che sia dolore,

ancor non senti amore?


Stolta che fai? che pensi?

Il tuo Giesù tradito

il tuo Giesù piagato

si lacera, si macera,

ohimè, che stato,

solo per darti vita,

e tu ingrata

i sensi ogn'hor

più cruda induri

sei di cor si spietato

si rigido, si frigido

o stelle, o fato,

che non procuri aita?

Ben veggio, anima mia

non sai che sia dolore,

ancor non senti amore.




Così dunque vivrai

senz'amor, senza duolo?

no, rivolgi il core

pìeghevole, piacevole

o, buon fervore,

a si gravi martiri,

e riverente homai

pentita e lagrimosa

manda dal petto fuore

caldissimi, dolcissimi

d'amor sensi e sospiri.

Così, anima mia

saprai che sia dolore

intenderai amore.

Estas punzantes espinas

que en los bosques de los abismos

han crecido y se han nutrido,

afligen, atraviesan,

¡o crueldad! 

a mi Señor, mi Dios.

Son flechas divinas

que con el fuego del cielo

se suavizan y templan,

tientan, deleitan,

¡O, gran piedad!

al corazón devoto y pío.

Y tú, alma mía,

¿no sabes qué es el dolor?

¿Aún no conoces el amor?


Ah, mísera, escucha,

tus vanos gustos

los placeres, las alegrías,

te inducen, conducen,

¡oh penas, oh privaciones!

al ciego infierno.

Ah, sí, mira una vez,

de tu celestial amante

las heridas y los tormentos

que te llaman, reclaman,

¡Oh dulces acentos!

al cielo eterno.

Y también, alma mía,

¿No sabes qué es el dolor?

¿Aún no conoces el amor?


Estúpida, ¿qué haces, qué piensas?

tu Jesús traicionado,

tu Jesús herido,

se atormenta, se mortifica,

¡y, qué condición!

sólo para darte vida.

Y tú, ingrata,

lo sentidos endureces 

cada vez más,

tienes el corazón tan despiadado,

tan rígido, tan frío,

¡Oh estrellas, oh destino!

que no buscas ayuda.

Bien veo, alma mía,

¿no sabes qué es el dolor?

¿Aún no conoces el amor?


Entonces, así vivirás,

¿sin amor, sin dolor?

no cambias tu corazón

complaciente, agradable

¡Oh, buen fervor!

ante tan gran martirio

Y ahora, reverente,

arrepentida y llorosa,

envía desde tu pecho

muy cálidos, dulcísimos,

sentimientos y suspiros de amor.

Así, alma mía,

sabrás lo que es el dolor,

entenderás el amor.

Benedetto Ferrari, 1603-1681

13

Usurpator tiranno

Della tua libertà sia, Lilla, altrui

Che da gl’imperi sui,

Non riceve il mio amor perdita, o danno.

Faccia’l geloso amante

Che non t’oda, ben mio, che non ti miri;

Sarann’i miei sospiri

À suo dispetto d’amator costante.

Procuri pur ch’io sia

Esule dal tuo affetto e dal tuo core,

Che non farà ch’amore

Abbandoni giá mai l’anima mia.

Ejerza el usurpador su tiranía, Lilla,

en otro lugar que en tu libertad,

que por más que domine

mi amor no acusará pérdida ni daño.

Haz que el amante celoso

no te oiga, mi bien, no te mire;

Mis suspiros serán, a su pesar,

los de un amante constante.

Por más que procure que yo

destierre tu afecto y tu corazón,

no conseguirá que el amor

abandone jamás mi alma.

Tarquinio Merula, 1595-1665

14

Voglio di vita uscir, voglio che cadano

Quest’ossa in polve e queste membra in cenere,

E che i singulti miei tra l’ombre vadano.



Già che quel piè ch’ingemma l’herbe tenere

Sempre fugge da me, ne lo trattengono

I lacci, ohimè, del bel fanciul di Venere.


Miei sensi del sepolcro all’orlo vengono,

E dalla vita quasi s’accongedano

Poich’un sol pegno di mercè non tengono.


Vo che gli abissi il mio cordoglio vedano,

E l’aspro mio martir le furie piangano,

E ch’i dannati al mio tormento cedano.


A Dio crudel, gli orgogli tuoi rimangano

A incrudelir con altri. A te rinuncio,

Ne vuò più che mie speme in te si frangano.


S’apre la tomba, il mio morir t’annuncio.

Una lagrima spargi, et alfin donami

Di tua tarda pietade un solo nuntio?

E s’amando t’offesi, homai perdonami.

Quiero dejar esta vida, quiero que caigan

estos huesos en el polvo y estos miembros en las cenizas,

y que mis suspiros se pierdan entre las sombras.


Pues ese pie que adorna la tierna hierba

huye siempre de mí y no lo retienen,

ay, los lazos del hermoso muchacho de Venus.


Mis sentidos se acercan al borde de la tumba,

y se despiden casi de la vida,

pues no reciben una sola muestra de piedad.



Quiero que los abismos vean mi aflicción,

y que las furias lamenten mi amargo tormento,

y que los condenados se retiren ante mi suplicio.


Adiós, cruel, conserva tu orgullo

para ensañarte con otros. A ti renuncio,

no quiero que vuelvas a romper mis esperanzas.


Se abre la tumba, mi muerte te anuncio.

¿Derramas una lágrima y me concedes al fin

un solo anuncio de tu piedad postrera?

Y si te ofendí amando, dame el perdón ahora.

Benedetto Ferrari, 1603-1681

22 de marzo de 2022

AUDITORIO PRÍNCIPE FELIPE - OVIEDO

Volver a manuelminguillon.com

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros que nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar en nuestro sitio web, acepta el uso que hacemos de las cookies. Consulta nuestra política de privacidad para obtener más información.

    Si rechaza la instalación de cookies podrá seguir usando el sitio web, aunque el uso de algunos de sus servicios podrá ser limitado y por tanto su experiencia en nuestro sitio web resultar menos satisfactoria.

Aceptar